¿Una cita?

22 09 2008

Buenos días, buenos días… Buenos para usted. Llevo una racha tremendamente mala. ¿Salud, dinero o amor? La salud me está respetando, teniendo en cuenta mis últimas experiencias. Dinero: ninguno. En el tema amor tengo que confesar que con Laia la cosa no está evolucionando muy favorablemente que digamos. La chica no parece que después de mi regreso de Marruecos haya querido profundizar en nuestra comunicación. ¡Con lo que yo pensé en ella durante mi viaje! ¿Cierto que no le dije nada los otros días, pero no me negará que las aventuras eran de talla suficiente como para ignorar mis intensos recuerdos de Laia y la escena del baño en la fiesta? Lo sé. ¡Inolvidable! Pero, mire, incluso le diría que cada vez me concede menos SMS. Uno al día, con suerte. El otro día, después de mucho insistir, aceptó ir al cine. Mire, yo la historia del cine ya me la sé. En general, ir al cine es que quieres una profilaxis contra la conversación. Porque en el cine si quieres vas a ver la peli. De todos modos hay muchas interpretaciones posibles de una cita para ir al cine. La primera es: la tía cree que eres un muermo y quiere cubrir el expediente sentada ante una pantalla para no tener que mirarte a la cara. Pero para eso no hace falta tener una cita, así que vamos a por otras algo más optimistas. Si te llevan al cine por la noche tarde es que hay tres opciones. Opción cena más cine, la cosa podría ir en serio. Opción cine y a casa, cada uno a la suya: mejor invertir tu tiempo y dinero en otra cosa. Opción cine y en qué casa: bueno, al menos no hay amor, pero hay sexo ¿no? Luego te pueden invitar a la sesión de las 8. Es una mala hora, pero te da la opción café, que es un poco abuelitas van a la merienda y la opción copa posterior, que siempre puede animar el tema hacia un en tu casa o en la mía. Descartamos, claro está, la sesión de las 4 que es casi un insulto. El que va a las 4 es porque quiere ver la película, le gusta el cine, y por tanto no quiere estar contigo. O sea que un cine a las 4 no es una cita, es una no-cita. Sería un caso excepcional que después de las cuatro la cosa se alargara mucho, llegando a cena, copa y polvo. Y luego está la sesión de las 6, la sesión de “a ver como sale”. Si después del previo y la peli te apetece, hay opción de sugerir una cena o un tentempié y una copa y si la cosa sigue genial pues más y más y más… hasta el final de la noche. Pero también te da la capacidad de huir. He quedado con otra persona, tengo que hacerle la cena a mi madre, me vienen a cambiar una tubería… cualquier excusa es buena. Si quiere la verdad, el otro siempre se siente impotente ante la fuerza del argumento mañana trabajo y tengo que prepararme el tupperware. Aunque suena un poco deprimente.

El segundo tema que hay que tener en cuenta en una cita al cine es, obviamente, la película. Puedes hacer dos cosas. Ir a una que te guste a ti o ir a una que le guste a ella o él. Ir a una que te gusta a ti siempre facilita que si la cita sale terriblemente mal, no te sientas como un gilipollas que ha tirado el dinero a la basura. Pero, si tienes gustos extremos, también implica que la capacidad de provocar el desagrado y la náusea en la contraparte es muy elevado. Preguntar al otro u otra, siempre implica el riesgo de que te diga algo tan elevado que pienses que es una freak acabada y que mejor no, o que es una cutre acabada y que mejor no. Lo más maravilloso es cuando suelta el título y lo acierta y sientes que hay una comunión magnífica cosmicosideral y estás a punto de soltar un “¿nos casamos?”. Pero eso sucede muy pocas veces. ¡Una pena! Luego está la opción de intentar intuir que le gustará a la contraparte, que es una opción difícil dada la enorme oferta que existe actualmente. Aunque siempre ayuda que te indique que va a uno u otro cine. Hay que intentar no enseñar demasiado las cartas en las primeras citas, un poco para engatusar, ¿sabe? Si a la primera ya vas a ver una peli taiwanesas musical tipo el Sabor de la sandía, a parte que hay un 98% de posibilidades de que se aburra soberanamente, usted y la pareja, ya ha anunciado que es un freak de cuidado. Así que si usted es rollo alternativo pues vaya a algo más comercial, dentro de lo que usted se permita, una comedia francesa, por ejemplo. Si en cambio le va lo comercial, no vaya a Harry Potter, porque igual se está pasando de la raya, una de Woody Allen o un drama de Hollywood con un par de actores reputados sería una opción. ¡Ah! Y última cosa, si quiere darse besillos o incluso intentar ahondar en las relaciones sexuales in cinema hall, que son de lo más excitantes, no elija un cine con subtítulos. ¡Evidente!

Laia eligió el cine: Cinesa Maremagun. Opinión: mal. Eligió la peli: Zohan, licencia para peinar. Opinión: muy muy muy mal. ¿Había alguna opción peor? ¿Todavía está en cartelera? Sesión. ¿Cuál diría que eligió Laia, que seguía cuidando una iaia? ¡Las 6!. Lo ha clavado. Al menos no era un las 4, creo que ahí me habría negado. Última coletilla: se compró el menú gigante de palomitas y Coca Cola, no precisamente para compartir. Tengo que decir que ante el desinterés de ambos por la película, y una vez terminadas las enormes existencias de palomitas y refresco que consumió en su casi totalidad sola, se dieron ciertas ocasiones para el flirteo, el toqueteo e incluso el beso. Algunas con verdaderas escenas que consideraríamos preliminares… mmm. Bien, bien… hasta aquí bien. Pero salimos y yo ya iba dispuesto a sugerir una cenita en alguna de las terrazas del Maremagnum, aunque fuera un bocadillo del Pans que no sale muy caro, nada romántico. Todavía no. Pero, la respuesta fue tajante. ¿Se había dejado unas magdalenas en el horno, tenía que tender la ropa, debía sacar a pasear al perro de su abuela…? ¡No! Había quedado con una amiga que no veía desde hacía 2 días. ¡Oooooooooooooh, dios! Como posponer un reencuentro de tal envergadura. Dos días separadas. Yo que pensaba en ofrecerle mi vida… Y va y se va con la amiga. ¿Poco interés, amiga íntima o una gran agenda? Yo creo que no lo hice tan mal. ¿A usted que le parece?

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

22 09 2008
pinto

Brig, no me puedo creer que acabara viendo ZOHAN! Ay! no sé, pero leyendo lo que escribe, no me lo imagino a Ud. viendo esa película.
By the way, dice mucho de su pretendida, que esa fuera la película escogida. Así que no “me se” agobie y no “me se” hunda mucho si la moza prefirió el re-encuentro con la amiga. Peor para ella!
Usted vale más y lo sabe!
(^o^)

22 09 2008
ariadna

Después de Borat no había vuelto a odiar un cartel de cine… hasta que llegó Zohan 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: