Bueno, total, que me ha pillado

27 08 2008

Sí, sí, he grabado—y transcrito—nuestra conversación de ayer y si no le importa haré lo mismo hoy. ¿Ya lo ha encontrado? ¡Qué bárbaro! Me ha buscado en Google y le ha salido un blog llamado La Vida Láctea. Desgraciadamente no salgo en ninguna otra entrada si me pone entre comillas. O sea, que si busca “Brígido Juan” le sale el blog en primera instancia. Luego, ¿se ha fijado que salía un tal Brígido Juan en una web de niños extraviados? Es terrible, la mayoría de enlaces llevan a ese niño extraviado. Bueno, no es tan niño, 16 cuando se escapó. Argentino, de Buenos Aires. Tengo que decir que si primero me dio un vuelco el corazón, después pensé que se habría marchado y estaría haciendo su vida por algún rincón de la Pampa. Seguiré el caso y le cuento. Luego hay otros que simplemente han obviado un signo de puntuación entre los nombres de Brígido y Juan, y que conforman largas listas de personas pertenecientes a vaya usted saber qué tipo de asociación. De todos modos, no deja de sorprenderme la cantidad de yuxtaposiciones de los nombres Brígido y Juan que existen en la red. ¿Y lo popular que es el nombre Brígido en América Latina! Si me busca sin comillas, Brígido Juan, pues le salen los mismos, más un mogollón de enlaces, fundamentalmente a páginas de onomástica. Hoy en día, si no apareces en Google, no existes. ¿Cuántas veces aparece usted? ¿No le interesa? Pues debería interesarle. Luego lo busco.

 

¿Por qué ese título? Pues al principio pensé en llamarlo “Mi Verdad”, algo sencillo y que satisficiera mi ego. Pero luego me di cuenta que eso sería copiar una de las tantas creaciones léxicas de una amiga, que ahora no viene al caso. Así que ante la posibilidad del plagio, creí más acertado inclinarme por la creatividad propia, que no es muy brillante, todo sea dicho de paso. Y se me ocurrió ese título. Dirá que no tiene mucho que ver conmigo, a no ser que recurra a lo del envase de leche y al brie que le comentaba el otro día. Necesitaba algo sonoro y fácil de recordar. ¿No le parece que suena bien? ¡Y no me diga que no es magnífico como se puede utilizar hoy en día esta argucia de la literatura contemporánea para versar sobre sí misma, sobre la creación artística! Pues nada, debo decirle que es también un plagio. Es un plagio involuntario, porque no sabía que en el 1992 se hizo una película con el mismo título. Parece ser que iba sobre un viejo que quería revertir el tiempo y volver a la infancia y cuando lo conseguía no recuperaba la felicidad de antaño, supongo que porque llevaba la herencia de la experiencia o algo así. Salía Mickey Rooney y Emma Suarez. Pasó sin pena ni gloria. Como ve, yo también he hecho los deberes con Google.

 

¿Por qué le grabo? Si ha observado, disculpe, escuchado bien, usted no aparece más que como interlocutor. Lo que escribo son mis fragmentos. Es el único modo de mantener la magia de la oralidad, ¿se da cuenta? Ah, ahí me ha pillado. A veces corrijo algunas cosillas. Ya habrá notado que a veces me atropello, me encallo, balbuceo o incluso tartamudeo. Son los nervios. No estoy acostumbrado a acaparar tanta atención. Tanta atención, bueno, la totalidad de la atención. También uso algunas coletillas odiosas, del tipo “bueno”, “total” y cosas por el estilo. He limado algunas asperezas sin importancia. No sea tan estricto, creo que mantuve el tono bastante bien.

 

Y la gran pregunta final, ¿por qué le cuento esto al mundo? Bueno, a usted se lo cuento porque me ha preguntado, de eso se trata, ¿no?. No puede usted sentarme aquí y preguntarme mi nombre y esperar que no le suelte mi rollo. ¿No le parece? Bueno, tiene razón, podría haber sido más escueto, no era necesario extenderse en pormenores, pero veo que le interesa. ¿Me equivoco? Al mundo… pues veremos si le interesa o no. Mire lo cierto es que hay mucho público para mi historia. Mujeres solteras de veinte, mujeres solteras de treinta, separadas y divorciadas de veinte, treinta y cuarenta, alguna casada liberal; también los gays, que siempre son un público potencial de todo lo que va dirigido a las mujeres solteras, separadas y divorciadas. Dirán que mi historia es en realidad carnaza de chic lit. ¿No está familiarizado con la terminología? Literatura barata, digo, de esa que se lee en un abrir y cerrar de ojos en el metro, donde la protagonista es una profesional liberal solterona, adicta a las compras y que busca el amor. Con un gay, una casada y alguna amiga cómplice, para rematar la jugada. Ya, ya, tiene razón, esto es un blog y no se puede leer en el metro. La verdad es que ahí me ha pillado. Si estuviéramos en Japón, los aburridos tokyotas mirarían sus ultramodernos móviles conectados a Internet y se leerían mi historia cada mañana antes de entrar a sus monótonos y absorbentes trabajos. Un día le hablaré de lo que pienso sobre los japoneses. Tengo mis ideas, no le digo más. No sé si algún japonés será público potencial. ¿Japonés gay? Tampoco. No sé, no tengo muy dominadas las tendencias de consumo de los japoneses gays. Pero volvamos, los hombres españoles, de habla española, pues tal vez sí que son un público potencial. Pero, ¿no le parece que si quiero contar lo que me pasa por la cabeza de soltero fracasoso veinteañero, mis tejemanejes, mis desvaríos, los hombres heterosexuales no tienen mucho que comprender? Bueno, usted es un hombre y su edad es considerable. ¿Hetero? Sin duda. Y espero que me comprenda. Disculpe, pero los cuarenta los tiene. Diga, ¿usted me sigue?

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

30 08 2008
Lletres i vi

Brígido, Juan, mi Brigi, eres como el filósofo que del mito de la caverna. ¡Ilúminanos con tu sabiduría!

22 09 2008
Miss Éxodos

Me encanta, Brig!!! Seguro que lo sabías de antemano (es muy Barnes y aunque no es mi prefe -Baricco forever!-, sabes que lo adoro también!). Voy a copiar todas las entradas en el portatil y me las leo esta noche!

P.D. Por cierto, curiosidad: soy yo la amiga de “Mi Verdad”???

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: